‘Las chicas del cable’, o cómo repetir la misma fórmula de siempre sin fracasar en el intento

chicas cable 2

Este viernes aterrizaba en nuestro país la primera producción española original de Netflix, y lo hacía con una gran repercusión mediática. Decenas de medios de comunicación y rostros conocidos del mundo televisivo y cinematográfico se daban cita en la première de ‘Las chicas del cable’. Estábamos ante un estreno histórico. ¿Pero realmente merece esta serie tanto revuelo?

Crítica basada en el 1X01 (Episodio Piloto) de la ficción. 

Bambú lo ha vuelto a hacer. ¿El qué?, os preguntaréis. ¿Innovar?, ¿Sorprender?, ¿Apostar por algo inédito y original? La respuesta es un absoluto NO. Bambú se ha limitado a hacer lo de siempre: La misma época de siempre, la misma ambientación de siempre, los mismos decorados de siempre, las misma banda sonora de siempre y los mismos actores de siempre. Es “el mismo perro pero con distinto collar”.

Lo confieso, ver en un mismo plano a Blanca Suárez, Yon González y Martiño Rivas rememorando aquellos tiempos en ‘El Internado’ me ha dado cierta nostalgia, pero nada más. ¿Para cuándo caras nuevas en la ficción española? Vale que repitan varios actores, pero no el reparto completo. No seré yo quien desacredite a una productora tan consistente como Bambú, sólo pido que pare de reciclar actores de serie en serie.

chicas del cable 3
Yon González y Blanca Suárez en una escena de ‘Las chicas del cable’

Me gusta Blanca Suárez, pero no hay nada más irritante que su personaje en ‘Las chicas del cable’ simulando ser una chica inocente que no ha roto un plato en su vida. Tranquilos, que no es la única. Ocurre más de lo mismo con Nadia de Santiago, interpretando el típico papel de mujer de pueblo que viaja a la ciudad y es incapaz de adaptarse a su nueva forma de vida. Lo peor es que ni Maggie Civantos (fantástica en ‘Vis a Vis’), ni Ana fernández, ni Ana Polvorosa logran reflotar este “barco”.

Siendo claros: ‘Las chicas del cable’ podría ser perfectamente un spin-off de ‘Velvet’. Es exactamente igual, solo que con distinto escenario principal y, en su mayoría, con diferentes intérpretes. Ojo, a pesar de todo lo que acabo de comentar quiero dejar claro que esta serie no es mala, sino repetitiva. De haber sido estrenada una década antes sería todo un éxito. Sin embargo, ha llegado demasiado tarde.

Como punto positivo, y aunque ya lo hayan hecho otras muchas ficciones, se agradece la manera de mostrar el machismo que existió (y que por desgracia aún sigue existiendo) en aquella época.

Me tomaréis por loco, pero después de hacer tanto hincapié en los aspectos negativos, aún dudo en continuar o no con la serie. Es entretenida y no demasiado larga (unos 50 minutos por capítulo), que visto lo visto en el panorama actual, es mucho decir.

Cristian Rodríguez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s